Al reconocer las dependencias, surge la necesidad de conversar, sin dejar espacio a las imposiciones. Colaborar es importante para nosotros: entender el trabajo no como una carga para los individuos, sino como un tejido para los intercambios.